Una bodega no podía dejar de elaborar bebidas espirituosas, y más disponiendo de excelentes aguardientes de orujo. De ellos salen nuestros Aguatope, Aguayerbas y Aguaplácida.

El primero es un aguardiente envejecido en barricas de roble durante cuatro años y que termina con 48 grados de alcohol.

El Aguayerbas es un aguardientes de yerbas que sigue una receta ancestral y que es un digestivo fantástico con sus 27 grados.

El Aguaplácida es el resultado de la maceración del aguardiente con las cerezas de temporada durante diez meses, así como la suma de algunas hierbas entre la que destaca la hierbabuena. Es el más suave, 26 grados.